Miedos a la hora de ir a dormir

Por 28 julio, 2016Blog
  • Sin Comentarios
  • 0

  • Notice: Undefined offset: 0 in /var/www/vhost/silviavillares.com/home/html/wp-content/themes/salient/functions.php on line 1584
    0
terapia infantil en Valencia | Silvia Villares

Fobias infantiles

Una experiencia personal

La temida hora de ir a dormir 

Nuestra hija de casi 8 años, lo pasaba muy mal durante meses a la hora de ir a dormir. Hacia unos días que había tenido una pesadilla y lo achacamos a ello. Así que durante un tiempo dejamos que se durmiera en el sofá para después pasarla a su habitación.  Con el tiempo intentamos que durmiera por si sola pero siempre habían excusas. Cuando la situación empezó a cansarnos y el problema se iba agravando y digo esto, porque en casa ya casi se monopolizaba todo en torno a la hora de ir a dormir (las riñas, los gritos, enfados, lloros, castigos) no servían de nada. La niña cada vez estaba mas triste, se sentía culpable, se pasaba el día diciendo que a la hora de dormir se portaría como debía,  pero cada vez era peor, se ponía fatal. Pensábamos que nos estaba tomando el pelo o que incluso quería llamar la atención o que eran celos de su hermana pequeña…..

El hecho de que la situación era insostenible y ella no mejoraba, la tensión que se pasaba por las noches en casa se alargaba, no nos veíamos capaces de ayudarla porque ella lo pasaba francamente mal y nosotros también, la ansiedad que ella sufría empezó a pasárnosla y como digo veíamos que la situación se nos iba de las manos.

Visitamos a Silvia a través  de un familiar, que había sido ayudada por ella y la verdad es que desde el primer momento estamos muy satisfechos con los resultados. Empezamos desdramatizando la situación, enseguida supo el problema y con terapia, ejercicios y conducta ya vamos afrontando la situación y el problema ha desaparecido. Su problema era miedo, un miedo muy cogido que le causaba ansiedad y había que controlarlo. Era superior a ella por eso ni nuestras riñas, ni amenazas, ni castigos servían de nada. Era una fobia al momento de ir a dormir, que era incontrolable y ahora nuestra hija está siendo capaz de superarla.

Mil gracias por todo.

Un abrazo enorme.