¿Qué es un psicólogo y cómo te puede ayudar?

El psicólogo es el profesional que estudia el comportamiento humano o también podríamos decir que es el especialista en las leyes de aprender, esto significa que desde el momento que nacemos empezamos a aprender (algunos de estos aprendizajes son formas de pensar, sentir y actuar) aprendemos a través de nuestros padres, amigos y experiencias que tenemos durante nuestra vida. Algunos de los aprendizajes que hacemos nos ayudan a conseguir nuestros objetivos, a relacionarnos con los demás, manejar problemas…, en definitiva nos ayudan a ser felices. Pero al igual que hacemos aprendizajes adecuados, también hacemos otros que nos causan malestar y que nos crean problemas emocionales.

El psicólogo trata de conocer qué aprendizajes has hecho a lo largo de tu vida, que ahora te causan problemas y nos enseña a través de técnicas y estrategias la forma de desaprender aquello que nos hace daño y a sustituirlo por otras formas de pensar, sentir y actuar que nos ayuden a enfrentarnos mejor a nuestro problema, y a ser más felices.

¿Cuánto dura una terapia psicológica?

La duración de una terapia psicológica puede durar entre 4 y 6 meses, aunque será el terapeuta el que te dirá el número de sesiones aproximadas que necesitas una vez haya evaluado tu problema.

¿Cuánto cuesta una terapia?

Honorarios:

  • Sesiones individuales: 60
  • Sesiones de pareja: 80

Especiales:

  • Para desempleados, presentando la tarjeta del paro: 40
  • Jubilados con pensión mínima, presentando documentación acreditativa: 40

Formas de pago:

  • Efectivo.
  • Tarjeta.

¿En qué consiste una terapia psicológica y qué técnicas utilizamos?

Una terapia psicológica es básicamente  un entrenamiento. Lo primero que hace el psicólogo es evaluar, es decir, conocer todos los aspectos e información relacionados con tu problema.

Una vez el psicólogo ya ha evaluado lo que te causa malestar, te explicará en qué consiste tu problema y qué técnicas y estrategias te va a ensañar para ayudarte a sustituir aquello que aprendiste y que ahora te crea problemas por otras conductas (formas de pensar, sentir o actuar) más adecuadas que ayuden a sentirte mejor. Las técnicas que utilizamos son técnicas cognitivas y conductuales. Se llaman así porque, su objetivo es actuar sobre los pensamientos y las conductas inadecuadas que nos crean problemas emocionales.

Estas técnicas se apoyan sobre un marco científico, lo que significa que está comprobada su utilidad y eficacia en los distintos problemas psicológicos.

¿Mi problema tiene solución?

Como hemos explicado anteriormente una terapia psicológica es un entrenamiento basado en desaprender aprendizajes inadecuados y sustituirlos por otros más adecuados, pero esto solo va ser posible si la persona se implica en dicho entrenamiento y pone de su parte.

Si estamos motivados y seguimos las pautas que el terapeuta nos enseña, el problema con mucha probabilidad se solucionará, ya que no nacemos con ese problema, y tan solo hay que desaprenderlo.

¿Necesito un psicólogo o un psiquiatra?

Si bien, ambos profesionales se dedican a la salud mental de las personas, hay que conocer las diferencias que existen entre ellos. Un psiquiatra es un médico, y por tanto basa el tratamiento de los problemas psicológicos fundamentalmente en psicofármacos. El psicólogo es el experto en el comportamiento humano, y entrena a las personas para que aprendan técnicas psicológicas para hacer frente de una manera activa a sus problemas emocionales. Cuando aprendemos las estrategias psicológicas pasan a formar parte a nuestro repertorio de conductas, y de esta forma está demostrado que la probabilidad de recaídas es menor en el futuro.
En ocasiones hay problemas que requieren a parte de la ayuda psicológica también farmacológica y en otros casos tan solo será necesaria la ayuda psicológica, esto lo debería determinar el profesional de la salud al que asistamos.

¿Qué es un problema emocional?

Un problema emocional es una conducta aprendida (una forma de pensar, sentir y actuar) que nos crea mucho malestar, y como tal puede desaprenderse y ser sustituida por otra que nos ayude a ser más felices.